Archivo | junio, 2013

Tandoori Station

23 Jun
¡Después de mucho tiempo al fin podemos hablar de la experiencia de haber visitado un restaurante hindú! En el barrio de Salamanca, calle José Ortega y Gasset, se perciben aromas a curry procedentes de Tandoori Station.

Su decoración moderna y vanguardista inspirada en el tren y estaciones de tanta importancia en la India hacen del local un lugar muy agradable y acogedor; el excelente trato y profesionalidad de sus empleados también ayudan mucho a nuestro bienestar. Disponen también de terraza exterior

11101561_WTex4pDYis-_WDQT1qLIJK-op_p4zhtWsmM9iAW8wQA
Los trenes siempre pendientes en la decoración…

Por cortesía ofrecen Papadum como aperitivo, un pan de lentejas plano y crujiente que se puede acompañar con tres tipos de salsas, también ofrecidas por cortesía, una de yogur con menta y otras dos picantes para que vayamos preparando el paladar.

De entrante pedimos Onion Bhaji, que son pequeñas tiras de cebolla rebozadas con harina de garbanzo, combinación exquisita. Porción, rebozado, punto de fritura, aceites… todo perfecto e imposible ponerle un pero. Incluso me hizo plantearme el porqué se usa tan poco la harina de garbanzo en la cocina mediterránea, sin olvidar que es ingrediente base de uno de los alimentos más populares de mi tierra, las tortillitas de camarones.

22079859_Ntuajj4Y_-99fm7f_enQkm4xMlx7j_ov90UF4jU6cHM
El Papadum y las tres salsas de cortesía

Y los currys…

Malai Paneer Kofta, son unas albóndigas de patata y queso, en salsa de almendras. De textura y sabor muy suaves, nada picante, contrastaba un poco con el resto de sabores picantes, lo cual se agradecía. Este plato me dejó inquietado pues dentro de la albondiga había una hierba/vegetal que no reconocí que era pero cuyo sabor ¡era delicioso! Investigaré de que se trataba.

Madras Wali Machli, curry de pez emperador al estilo clásico del sur de india, con un toque de leche de coco y muy picante… al menos mi para mi gusto, tanto que me hizo incluso sudar. Aún así, estaba muy rico y no puedo dejar de recomendarlo, eso sí, no a personas con poca tolerancia al picante.

Para acompañar los currys, Badami Naan, que es pan indio cocinado con almendras, pistacho y coco, creo que poco puedo añadir sobre como estaba el pan y Pulau, que es arroz basmati con especias (cardamomo, canela, anís estrellado y azafrán) sobresaliente también.
XudAeP0TcGJ66Oc6ZupSRe8ylJERfWsPgHUYJ13aOps
Curry y arroz… ¡sublime!

De precio, unos 30-35 euros por persona de hecho ofecen un menú degustación por unos 26 euros que puede venir muy bien a los no iniciados en este tipo de cocina.Como curiosidad mencionar que su chef apareció junto a Chicote en Pesadilla en la Cocina para asesorar a otro restaurante, desde luego probado su restaurante quedaba claro que el hombre hablaba con conocimiento.

Con todo una gratísima experiencia y solo me queda recomendaros una experiencia hindú a quienes no la hayáis tenido aún.

Bon appètit!


(Imágenes de: http://foursquare.com Uno de mis propositos para mejorar Tapamecum será poner todas las fotos de elaboración propia… pero primero deberé controlar mi impaciencia por probar la comida cuando me la sirven ;-))

Pizzaiolo

3 Jun
Tenía aún pendiente el tema de comer en un buen restaurante italiano en Madrid. Después de mucho tiempo investigando mi sensación era de que, si bien hay buenos italianos, no hay ninguno diferencial al menos en lo que a críticas en Internet se refiere. Por ello mi decisión acerca de que italiano probar se ha demorado más de la cuenta aunque la decisión final me dejó bastante satisfecho.

El restaurante elegido fue  Pizzaiolo en la calle Hortaleza, de dueños de origen siciliano (Palermu). Un local pequeño, de pocas mesas, agradable, acogedor, con una bonita decoración que hace te transportes de pleno centro madrileño a la bucólica Sicilia.


La carta es variada y poco extensa. Pedimos una botella de Lambrusco dell’ Emilia para que nos ayude en tan difícil elección… fresquito, suave y de sabor agradable nos lo sirvieron en copas pequeñitas. Catado el vino la elección era más fácil y finalmente nos decidimos por antipasto, pizza y postre para compartir.
 
IMG_20130527_131811
 
El antipasto que pedimos fue Parmegiana de estructura parecida a una mousaka o lasagna, combinaba láminas de berenjena con queso mozzarela y salsa de tomate. El queso parmesano se encargaba de rematar el plato.

Supuso un muy buen comienzo.

IMG_20130527_131754
Para la pizza optamos por una llamada Diavola, sencilla, con pocos ingredientes: salsa de tomate, queso mozzarella, rodajas de chorizo picante y aceite de oliva picante, la base era muy fina, ni muy crujiente, ni demasiado blanda, al punto…
Ingredientes de calidad y un sabor picante que agradecía los sorbos de Lambrusco.
 
IMG_20130527_131754El primer postre fue Tiramisú. Un bizcocho suave, esponjoso, con el toque perfecto de licor y de café. El bizcocho estaba cubierto de una capa de “espuma” de mascarpone deliciosa, con una textura tan ligera que parecía que en cualquier momento caería de encima del bizcocho y se vertería sobre el plato. Tal vez le sobraba el acompañamiento de sirope de chocolate con el que adornaban el plato.
 
Parecía insuperable pero es que el segundo postre Cannolo siciliano o postre del Padrino (de hecho son mencionados en la mejor película de la historia del cine) fue algo “cuasi” orgásmico. Este dulce típico siciliano es una masa con chocolate enrollada de forma cilíndrica, relleno de una crema(?) de ricotta endulzada y en este caso sendos trocitos de naranja amarga confitada en los extremos. Sólo por probar esta delicia merece la pena visitar el lugar.

Hasta aquí la primera recomendación de un restaurante italiano de Madrid… ¿y las vuestras? ¿cuáles son?

Bon appétit!